Administra tu Fotolog

¡Crea tu Fotolog Ya! Fácil y Gratis

Leyendas patagónicas: el Calafate.

Koonek, la anciana hechicera de la tribu, estaba demasiado agotada para continuar caminando hacia el Norte; el invierno estaba próximo y había que buscar lugares donde no faltara caza. Como era habitual en esos casos, se le construyó un buen Kau (toldo, casa) y se le dejo abundante comida; pero seguramente no le alcanzaría para todo el invierno.

Para esa época no existían los calafates. Quedó totalmente sola; hasta los pájaros emigraron con la llegada de las primeras nieves, pero ella subsistió inexplicablemente.

A la llegada de la primavera se asomaron las primeras golondrinas, algunos chorlos y algunas inquietas ratoneras.

Calafate_leyenda

Koonek les increpó la actitud de haberla dejado sola, sumida en el silencio; a lo que las avecillas respondieron que ello se debía a que durante el invierno no tenían dónde resguardarse del viento y del frío y además el alimento era escaso.

Koonek sin salir del toldo, les respondió: “desde ahora en adelante podrán quedarse, tendrán abrigo y alimento. ”Cuando abrieron el toldo, la anciana hechicera ya no estaba, se había convertido en una hermosa mata, espinosa, amarilla y de perfumadas flores, las que al promediar el verano ya eran moradas frutas de abundante semilla.

Los pajaritos comieron su fruto y los tehuelches desparramaron las semillas de Aike en Aike (de lugar en lugar). Ya nunca más se fueron las aves y las que se habían ido, al enterarse, regresaron. "Por eso el que come calafate vuelve".

 

moreno

calafate flora patagoniaFRUTO DEL CALAFATECalafate_3264x2448Calafate-01Calafate-02Calafate-03Calafate-04Calafate-05Calafate-06Calafate-07

Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

Comentarios

No hay Comentarios »

Dejar un Comentario


<a href> <em> <blockquote> <strong> <cite> <code> <ul> <li> <dl> <dt> <dd>